miércoles, 22 de octubre de 2014

LA CASA DEL TIEMPO

 

La casa tenía un amplio ventanal por donde entraba el sol en las mañanas abrigando la fría habitación, a su lado, sobre una mesa, una planta exótica lucia sus flores color purpura  buscando la luz del día

La antigua cama de bronce de color dorado y en la mesa de noche un retrato color sepia, tan viejo que apenas si se podía divisar que era una muchacha joven la que había permanecido en él desde siempre

En el resto de la casa solo habitaba el silencio, un perfume a madreselvas llegaba dulcemente desde los jardines, no tenia voces ni alientos, solo sensaciones de los que alguna vez ocuparon el lugar.

El viento mecía lentamente una hamaca, el cielo estaba despejado, solo tenían vida las plantas que sobrevivieron en el tiempo mágicamente y un ventanal en el que a través de él, se veía el más allá de las cosas, comunicándose con todo ser viviente que alguna vez hubiera existido en la casa perdida en el tiempo.

Estela jaeltete










 













 














8 comentarios:

  1. Trasladas a la perfección el olvido y la soledad de este paisaje. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  2. Amiga estela: el silencio de mi voz, tiene todo lo màs hermoso: Que se puede decir!!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso Micro-relato. Cautivador, pues la casa nos habla; nos seduce con la letanía de sus cosas... que aún están vivas, que recuerdan esparciendo sus huellas, aquellas otras de los que un día la habitaron.

    ResponderEliminar
  4. precioso, me ha encantado. Cautivas con tus relatos desde la primera palabra. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. La obstinación de los recuerdos por no sentirse olvidados,... hermoso relato.

    ResponderEliminar
  6. La casa del tiempo es una extraordinario relato,

    ResponderEliminar